Tras tres partidos cayendo derrotado, el Orihuela FS vuelve a la senda del triunfo. Después de la inesperada derrota en Onil y los partidos ante Bonavista y CFS Horadada B, la semana de descanso ha surtido efecto en el equipo de Ángel Valero. El parón del calendario les había servido para «limpiar la cabeza» de las derrotas y volver con las ideas mucho más claras. El choque parecía placentero, pero se complicó en los minutos finales de la primera parte. A pesar de ello, los locales pudieron llevarse la victoria en el tramo final del encuentro.

El partido arrancó de la mejor manera posible para los oriolanos. Alberto Gabana ponía el primero en el marcador cuando solo se habían jugado dos minutos del duelo. Él mismo, un minuto después, hacía el segundo en medio del aluvión ofensivo oriolano.

Los minutos seguían pasando y la intensidad de los locales iba decreciendo, aunque tenían alguna ocasión para marcar el tercero. La más clara estuvo en las piernas de Jordi desde el punto de 10 metros, pero Javi Verdú, meta alcoyano, detuvo el lanzamiento. El partido se igualó en el final del primer periodo y la debacle oriolana metía en el partido a los visitantes.

Otra vez lo de siempre

Los fantasmas de la remontada volvían al Bernardo Ruiz. A pesar de hacer un buen juego, la falta de concentración hacía que los alcoyanos igualaran el marcador. Dos errores en el juego de los locales en el último minuto hacían que el Serelles igualara el partido. Primero fue Miguel Vidal quien hacía el 2-1 y luego Andreu Espinós quien hizo que el partido se fuese al descanso con empate a 2.

La segunda parte empezó como la primera, con gol para los vegabajenses. En el primer minuto de juego, Gabino adelantaba a los suyos de nuevo. Tras este tanto el partido se igualó, y no se produjo ninguna ocasión con peligro hasta que faltaban 10 minutos para acabar. Los oriolanos necesitaban el gol de la tranquilidad, y los alcoyanos querían dar la sorpresa.

El encuentro tuvo el ánimo que no había tenido hasta ese instante, y el Orihuela se llevó el gato al agua. En el minuto 34, tras un rechace, Borja marcaba el 4-2 y traía una relativa tranquilidad al Bernardo Ruiz, aunque la calma duró pocos segundos. Un minuto después, y con juego de cinco, una gran jugada colectiva acabó en gol de Andreu Espinós (4-3).

Al partido le quedaban 5 minutos y todo estaba en el aire. Los visitantes buscaban llegar con el sistema de 5, mientras que los locales aguantaban para aprovechar alguna situación a portería vacía. De esta manera llegó el quinto. Alberto chutaba desde su campo, pero el balón fue parado con la mano por el portero-jugador del Serelles Alcoy B, Borja García, acción que le costó la expulsión. El gran disparo de falta al borde del área botada por Jordi ponía el 5-3 en el electrónico y daba media victoria a los locales, que veían cómo un Serelles herido con cuatro jugadores buscaba la heroica. El otro medio triunfo se consumó cuando sonó la bocina para dar tres puntos al OFS que le hacen terminar el año cuarto con 12 puntos, a 9 del líder, el CFS Horadada B.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here